Reseña: "El alguacil" (2016), de Carlos P. Casas | Cine de Escritor

18 enero 2018

Reseña: "El alguacil" (2016), de Carlos P. Casas

Ficha técnica


Reseña El alguacil, de Carlos Pérez Casas - Cine de Escritor
Título: El alguacil

Autor: Carlos Pérez Casas

Primera edición: 2016

Editorial: Autopublicado (ed. 2016)

Número de páginas: 240

ASIN: B01HSPKS2E

Cómpralo en: Amazon (ebook o físico)

Esta entrada no contiene spoilers, puedes leer sin sobresaltos :)


 Sinopsis de la contraportada

"Aragón, invierno de 1134.

Ajenos a las sucesiones de reyes y coronas, los vecinos de Lacorvilla prosiguen con sus vidas. Sancho el Negro es un pobre carbonero que malvive como puede y es consciente de que el invierno no solo trae el frío y el hambre, sino también la muerte. Un grupo de bandidos, conocidos como los albares, se ha instalado en las inmediaciones de Lacorvilla y tiene planeado atacar la aldea.

Sancho no comparte el entusiasmo de sus vecinos por unirse al alguacil en una lucha contra los albares: ni cree en la victoria ni en el liderazgo del hombre que ejecutó a su padre. El odio es mutuo, pues hace años que el alguacil busca un modo de expulsar al carbonero del pueblo. A cualquier precio.

En medio de esta lucha por la supervivencia, un caballero misterioso llegará al pueblo proclamando ser un héroe salvador, pero en realidad pretende apropiarse de lo que algunos más aprecian. ¿Qué sucederá cuando descubran sus intenciones? ¿Qué pasa con los albares? ¿Y qué papel jugarán las mujeres de Lacorvilla, dispuestas a no ser ninguneadas?"


Opinión

HISTORIA: nos trasladamos al invierno de Lacorvilla, un pueblo de Aragón, en el siglo XII. Los corvillanos (y corvillanas) están nerviosos: unos bandidos, los albares, amenazan con romper la tranquilidad de su pequeño pueblo. El alguacil Jimeno deberá proteger a su habitantes. Aquí tenemos el resumen de la novela, pero pronto nos damos cuenta de que hay mucho más: el autor usa el conflicto como arranque para hablarnos de las rencillas entre los vecinos y las familias, así como del machismo de la época.

PERSONAJES: Jimeno es un protagonista antagónico: violento, testarudo, ególatra y machista, aunque muy carismático. Su mujer, Arlena, es mi personaje preferido: tiene un carácter fuerte y lucha por la igualdad entre sexos. Sancho me transmitió toda su lástima. Por otro lado, quizá Rafael no haya quedado demasiado definido, pero sus dos subtramas y su relación con Toas, su escudero, le dan más realismo a la novela. 

ESTRUCTURA: "El alguacil" arranca con un prólogo, continúa con ocho capítulos y cierra con un epílogo. El prólógo desprende tensión y acción, te atrapa enseguida; el ritmo de los capítulos se ralentiza (que no aburre), y vuelve a acelerarse hacia el final con las tensiones entre los vecinos, sus enemigos y, sobre todo, las corvillanas, que luchan por que se reconozca su función en la sociedad. El epílogo... ains, qué maravilla.

AMBIENTACIÓN: muy buena documentación sobre el vestuario, las expresiones, las profesiones y los escenarios; aquí es donde más se nota que el autor es un experto en historia y que conoce Lacorvilla de primera mano.

VOCABULARIO: la fuerza de la historia no sólo reside en los personajes, sino también en la verosimilitud de los diálogos. Hay muchos, pero son muy buenos y enriquecedores. La narración es muy pulida: en cada frase encontramos descripciones, aunque sea de forma sutil, y todas ellas ayudan a que la trama avance, de forma lenta pero atractiva; algunas descripciones son tan poéticas que las releí varias veces. Sólo a partir del capítulo 5 se tambalea un poco la narración, como si no se hubieran revisado correctamente las frases: algunas parecen escritas a medias.

CONCLUSIÓN"El alguacil" me ha encantado, te lo recomiendo muchísimo :)


Citas preferidas

El rumor era el heraldo del prejuicio.
~Capítulo tercero. El carbonero~


Soy joven, pero no ingenuo. Las guerras que hemos vivido me han enseñado que si luchas en ellas tarde o temprano reclamarán tu cuerpo. Hemos sufrido mucho, mi señor. Dejemos de engañarnos diciendo que los desafíos del camino son aventuras. Han estado llenos de sufrimiento y hasta ahora los hemos soportado con entereza. Pero debemos dejar a un lado los sueños. Desde que os conocí no he querido ser otra cosa que un caballero cruzado, pero después de las atrocidades que he visto, de los abusos, saqueos y matanzas, creo que no puede haber mayor aspiración en esta vida que encontrar un lugar tranquilo en el que vivir.
~(Toas) Capítulo cuarto. El escudero~ 


—Claro. , embarazada, vas a levantar una barricada en medio de un combate —se mofó Jimeno [de Arlena].

—Sí, yo, y otras mujeres. A más brazos, más fuerza. ¿No lo entiendes? Necesitamos toda la ayuda que podamos reunir. Y tú, con tu tozudez, nos has privado de un plumazo de la mitad de lo que tenemos. ¿Qué pensaría el Creador si viera que no se tiene en consideración la mitad de su obra?

—Ahora también querrás ser sacerdote, ¿no? —reprendió el alguacil—. Pues yo también puedo hablar de religión. Dios hizo a Eva para que Adán procreara. Al hombre le iba muy bien sin la mujer, tan solo fuisteis una necesidad.

—Supongo que antes de Eva era Adán el que se encargaba de todas esas labores que nos habéis echado encima, como limpiar la casa, preparar la comida, vaciar las letrinas, comprar lo que necesitamos, elegir los granos para la siembra, atender a los vecinos enfermos.

—Son tareas menores —cortó Jimeno—. Un hombre podría hacerlas igualmente pero su tiempo es demasiado valioso para esas cosas. Hay faenas más importantes.

—¿Como en jugar a los soldaditos? ¡Eso es algo que una mujer también podría hacer!

Jimeno irguió la espalda.

—Os faltan huevos.

—Los tenemos más gordos. Se llaman tetas.

Al principio, Jimeno puso cara de escándalo, pero enseguida se recompuso y adoptó una actitud desdeñosa.

—No todas son gordas.

—Habría que ver los huevos de alguno —replicó Arlena.
~Capítulo quinto. La alambiquera~

Sobre el autor

Carlos Pérez Casas, autor de El alguacil - Cine de Escritor
Carlos Pérez Casas (Zaragoza, 1989) es licenciado en Historia, y tiene un Máster en Historia Contemporánea por la Universidad de Zaragoza y un Máster en Educación para el Profesorado de Secundaria y Bachillerato. Es profesor, escritor y corrector ortotipográfico.

Publicó su primera novela, "El señor es mi pastor", en 2015: es la primera entrega de una distopía futurista donde la ingeniería genética ha determinado la esperanza de vida al nacer. Tras "El alguacil" (2016) tiene previsto publicar "El cirujano" en 2018 (¡qué ganas de leerlo!): "es una novela corta de ciencia ficción que tiene como temática principal el espionaje pero que toca algunos temas del transhumanismo; como la influencia de la robótica en el mundo laboral o las consecuencias de engañar a la muerte cambiando de cuerpo" (Fuente del texto).

Tienes más información sobre el autor y sus otros trabajos en su blog Basado en hechos imaginarios (donde también publica reseñas, relatos cortos y recursos para escritores), en Goodreads y en esta entrevista a Isla Tintero.


Agradecimientos

Al autor, Carlos Pérez Casas, por proporcionarme un ejemplar digital de "El alguacil" para la realización de esta reseña.

Comparte si te ha gustado ;)

2 comentarios:

  1. Hola de nuevo :-)
    Me alegra que disfrutaras de libro. No me suele tentar la novela histórica pero me han gustado los parráfos que has compartido.

    ResponderEliminar

*Al comentar en el blog confirmas que aceptas la política de privacidad.

*Si comentáis y queréis recibir una notificación de la respuesta en vuestro correo, por favor seleccionad "Avisarme"; para dejar de recibir las notificaciones basta con desactivar la opción.

*Contesto a todos los comentarios, pero no puedo aceptar premios. Aunque os agradezco las nominaciones, tener que contestar a tantas preguntas parecidas una y otra vez me quita tiempo para sacar el blog adelante. Espero que lo entendáis :)