Libro versus Película: "Ojalá fuera cierto" (Marc Levy vs. Mark Waters) | Cine de Escritor

25 octubre 2019

Libro versus Película: "Ojalá fuera cierto" (Marc Levy vs. Mark Waters)

Libro versus Película. Ojalá fuera cierto, Marc Levy y Mark Waters - Cine de Escritor
Esta entrada contiene spoilers, estás avisado :)


Argumento / Sinopsis

"Lauren lleva meses en coma, sin responder. Por ello, su familia pone su apartamento en alquiler y el nuevo inquilino, Arthur, se muda sin demora. Lo que Arthur no se imagina es que se verá obligado a compartirlo con alguien que sólo él puede ver. Y es que en su afán por aferrarse a la vida, Lauren ha conseguido formar parte de la cotidianeidad sin ser vista. Superado el shock de encontrar un fantasma en casa, Arthur convierte a Lauren en el centro de su vida, en su razón de existir, en un amor que la mayoría no puede comprender." (Argumento de la novela)

---

"David (Mark Ruffalo) alquila un pintoresco piso en San Francisco sin intención alguna de compartirlo. Sin embargo, una vez instalado a su gusto, aparece Elizabeth (Reese Witherspoon), una chica dominante que asegura que el piso es suyo. David cree que se trata de un malentendido, pero no puede impedir, ni siquiera cambiando la cerradura, que Elizabeth entre y salga a su antojo de la vivienda." (Sinopsis de la película)


Reparto de la película (Personaje: Actor)

  • Elizabeth Masterson: Reese Witherspoon
  • David Abbott: Mark Ruffalo
  • Jack Houriskey: Donal Logue
  • Darryl: Jon Heder
  • Abby Brodie: Dina Spybey
  • Brett Rushton: Ben Shenkman
  • Katrina: Ivana Miličević
  ~Tráiler de "Ojalá fuera cierto" (2005) / Fuente~


Diferencias entre el libro y la película



  • La protagonista
Elizabeth Masterson (Reese Witherspoon) y David Abbott (Mark Ruffalo) en Ojalá fuera cierto - Cine de Escritor
~Elizabeth Masterson (Reese Witherspoon) y David Abbott (Mark Ruffalo) / Fotograma de "Ojalá fuera cierto" (2005)~


En el libro: se llama Lauren y es doctora interna en el San Francisco Memorial Hospital. Tiene una perra llamada Kali y le habla a los objetos de la casa como si pudieran entenderla. En verano de 1996 tiene un accidente de coche: declaran su defunción, pero uno de los médicos detecta que aún respira, de modo que le practican una delicada operación para sanar las heridas y la acomodan en una cama de hospital. Ella permanece en coma profundo.

En invierno de ese mismo año, un joven llamado Arthur alquila un piso. Poco después, Lauren empieza a aparecerse en ese piso, como si fuera un fantasma, diciendo que es suyo. Es tan pesada que Arthur decide ayudarla a descubrir qué le sucedió: descubren que ella lleva seis meses en coma y que su madre, la señora Kline, va a desconectarla porque los médicos la han convencido de que no hay nada que hacer por ella.

La relación entre Lauren y Arthur al principio es muy irónica, pero acaban confiando el uno en el otro y se cuentan su infancia y relaciones pasadas. Por otro lado, ella puede vestirse y desvestirse a placer, además de que se relaja tanto estando con Arthur que puede quedarse dormida, cosa que antes no podía hacer.

En la película: la médica internista Elizabeth Masterson trabaja duro, y finalmente consigue una plaza en el hospital de Saint Matheus, en San Francisco; por desgracia poco después tiene un accidente de coche. A diferencia de la novela, ella no recuerda quién es, pero está segura de que no está muerta, así que le exige a David (el joven que alquila su casa) que la ayude porque es el único que puede verla. Poco a poco recupera sus recuerdos, como las ganas que tenía de comer en un restaurante llamado Muses: allí ambos ayudan a un hombre con un neumotórax por tensión, y ella recuerda que es médico.

No sabremos que en realidad ella lleva tres meses en coma hasta que él no siga una serie de pistas que le conduzcan hasta el hospital. Visto su grave estado, Elizabeth le agradece su ayuda y le pide a David siga con su vida. Paseando por el hospital escucha a su compañero Brett (quien al final se quedó con su plaza) decirle a Abby, la hermana de Lauren, que debería desconectar a Elizabeth.


  • El protagonista
David Abbott (Mark Ruffalo) y Darryl (Jon Heder) en Ojalá fuera cierto - Cine de Escritor
~David Abbott (Mark Ruffalo) y Darryl (Jon Heder) / Fotograma de "Ojalá fuera cierto" (2005)~


En el libro: se llama Arthur, es arquitecto y toca el piano. Su socio Paul se preocupa cuando le dice que ve a una mujer que nadie más puede ver, por lo que le pide que se haga pruebas médicas; Arthur las supera con éxito. Se decide a ayudar a Lauren en honor a Coco Miller (un oftalmólogo amigo de su familia que consiguió que una niña ciega volviera a ver), así que investiga muchísimo para saber en qué estado se encuentra ella exactamente y qué avances médicos podrían serle útiles.

Arthur habla con la señora Kline (la madre de Lauren) gracias a que Kali (la perra de Lauren) reconoce su olor. Al enterarse de que la mujer quiere desconectar a su hija, Arthur idea un plan junto con Paul (quien no termina de creerle, pero le apoya) para llevarse su cuerpo del hospital; aquí tenemos una escena similar al del restaurante de la película: cuando Arthur cura una arritmia ventricular (aunque lo hace con profesionalidad y sangre fría, no como David en el filme).

Llevan el cuerpo a la casa de Camel que Lilian (la madre de Arthur) le legó en el testamento: ella estaba enferma de cáncer, por eso le daba tantas lecciones de moral. La pareja de Lilian, Antoine,  le dijo que su madre le había dejado una maleta negra. Arthur se atreve por fin a abrirla, y encuentra los recuerdos más importantes de su madre (fotografías, postales y objetos que Arthur le hizo en el colegio o cosas que usaba de bebé) y la última carta que escribió para él.

Arthur cuida el cuerpo de Lauren (ella le explica cómo) y pasa el tiempo con ella. Al ver que la policía le sigue la pista, Arthur planea mover el cuerpo de noche. Lauren le pide que se entregue porque no quiere meterle en más problemas por su culpa. Finalmente Arthur le cuenta toda la verdad al inspector Pilguez y éste, conmovido, devuelve el cuerpo al hospital sin delatarle.

En la película: es arquitecto paisajista y se llama David Abbott. Al mudarse empieza a ver a una mujer llamada Elizabeth que aparece y desaparece continuamente. Al principio cree que está loco, por lo que le pide ayuda a su amigo Jack, psicólogo: éste le dice que podría deberse a que aún está superando la muerte de su mujer Laura, quien tuvo un derrame cerebral.

Como Elizabeth sigue apareciendo, David llama a la agente inmobiliaria que hizo los trámites del alquiler; ella le dice que seguramente la inquilina murió. David se compra libros de espiritismo para hablar con ella, realiza limpiezas espirituales y contrata a cazafantasmas, pero nada de eso sirve, así que decide ayudarla. Por un malentendido, cree descubrir que Elizabeth tenía un romance con un hombre mayor que ella y casado.

Al saber que la van a desconectar, David roba el cuerpo de Elizabeth con la ayuda de Jack (quien acaba creyendo su historia), pero no llegan a salir del hospital: los médicos y los guardias de seguridad les acorralan en el pasillo.


  • Los personajes secundarios
En el libro: los narradores principales son Lauren y Arthur, aunque en ocasiones se intercala la trama del inspector George Pilguez, el agente de policía que está investigando la desaparición del cuerpo de Lauren; los sospechosos son la propia clínica por falta de fondos y la madre de Lauren, quien le pone sobre la pista de Arthur al contarle la conversación que mantuvieron. Es un personaje muy entrañable.

En la película: además de la familia de Elizabeth, destacaría al señor Clark (un anciano que no deja de pedirle matrimonio a Elizabeth en el hospital), a Darryl (el dueño de la tienda de espiritismo, quien sí siente la presencia de Elizabeth) y Katrina (la vecina que intenta ligar con David sin éxito).


  • Unidos por el destino
Este detalle es exclusivo de la película: en el inicio, Elizabeth está soñando con un precioso jardín; más adelante, David le muestra el jardín que diseñó para una casa y resulta ser el mismo, potenciando la conexión que existía entre ellos. También está el detalle del anuncio del alquiler del piso de Elizabeth: el "viento" lo arranca de un tablón de anuncios y lo conduce hasta David. Por otro lado Abby, la hermana de Elizabeth, iba a presentarle a un chico la misma noche en la que tuvo el accidente: ese chico era David (Jack es J.J., exnovio de Abby, por eso Jack conocía a Elizabeth). 


  • El final de la historia
El jardín diseñado por David para Elizabeth en Ojalá fuera cierto - Cine de Escritor
~El jardín diseñado por David para Elizabeth / Fotograma de "Ojalá fuera cierto" (2005)~


En el libro: después de que el inspector devuelva el cuerpo de Lauren al hospital, ella y Arthur deciden vivir cada día como si fuera el último, sin pensar que en cualquier momento Lauren se marchará. Tres meses después, ella desaparece para siempre. Diez días más tarde, el inspector le dice a Arthur que ella está viva, pero Lauren no le recuerda. El final es dulce porque Arthur utiliza las mismas palabras que usó ella antes de contarle su historia, lo que nos da a entender que ella le creerá, le recordará y terminarán juntos.

En la película: tras intentar robar el cuerpo del hospital, David besa a Elizabeth y ella despierta del coma. Sin embargo, la joven no le recuerda. Poco después él le diseña un jardín en la azotea y ella lo recuerda todo al tocar su mano. La cámara se aleja de la azotea y vemos que están encerrados en una bola de cristal sostenida por Darryl, quien suelta uno de sus famosos: "Mooola". Es un detalle gracioso, aunque creo que no tiene mucho sentido dentro de la historia.


Citas preferidas

Identificar la felicidad cuando está a los pies de uno, tener el valor y la determinación de agacharse para tomarla entre los brazos... y conservarla. Eso es la inteligencia del corazón. La inteligencia a secas, prescindiendo de la del corazón, no es más que lógica, y eso no es gran cosa. [...] Nadie es propietario de la felicidad. A veces se tiene la suerte de ser inquilino, pero hay que ser muy cumplidor en el pago del alquiler, porque de lo contrario te desalojan enseguida.
~Arthur. Capítulo 7~


A veces somos impotentes ante nuestros deseos, nuestras inclinaciones o nuestros impulsos, y eso produce un tormento con frecuencia insoportable. Ese sentimiento te acompañará toda la vida; unas veces lo olvidarás y otras será como una obsesión. Una parte del arte de vivir depende de la capacidad de cada uno para combatir su propia impotencia. Es difícil, porque la impotencia engendra a menudo miedo, y éste aniquila la capacidad de reaccionar, la inteligencia y el sentido común, abriéndole la puerta a la debilidad. Experimentarás muchos miedos. Lucha contra ellos, pero no los sustituyas por vacilaciones demasiado largas. ¡Piensa, decide y actúa! No tengas dudas; la incapacidad para asumir las elecciones propias genera cierta dificultad para vivir. Cada pregunta puede convertirse en un juego, cada decisión que tomes te podrá enseñar a conocerte, a comprenderte.
~Lilian, madre de Arthur. Capítulo 10~


 La soledad es un jardín donde el alma se seca; las flores que crecen en él no tienen perfume.
~Lilian, madre de Arthur. Capítulo 10~


Lauren decidió contarle una historia, un juego para distraerlo. Le pidió que imaginara que había ganado un concurso cuyo premio sería el siguiente: todas las mañanas, un banco le abriría una cuenta con 86.400 dólares. Pero como todo juego tiene sus reglas, éste tendría dos.

—La primera regla es que todo lo que no te has gastado a lo largo del día, se te retira por la noche. No puedes hacer trampas, no puedes traspasar ese dinero a otra cuenta, sólo puedes gastarlo. Pero a la mañana siguiente, al despertar, el banco te abre otra cuenta con 86.400 dólares para ese día.

»La segunda regla es que el banco puede interrumpir este juego sin previo aviso. En cualquier momento puede decirte que se ha acabado, que cancela la cuenta y ya no te abre ninguna más. ¿Qué harías?

Arthur no acababa de entenderlo.

—Pero si es muy sencillo, hombre, es un juego. Todas las mañanas, al despertar, te dan 86.400 dólares con la única condición de que los gastes durante ese día, pues el saldo no utilizado se te retirará cuando te vayas a dormir. Pero ese don del cielo o ese juego puede acabar en cualquier momento, ¿comprendes? Y la pregunta es: ¿qué harías si te encontraras en esa situación?

El respondió espontáneamente que se lo gastaría todo en lo que le apeteciera y en hacer multitud de regalos a las personas que quería. Emplearía hasta el último céntimo que le diera ese «banco mágico» en llevar la felicidad a su vida y a la de los que lo rodeaban.

—Incluso a la de gente que no conozco, porque no creo que pudiera gastar en mí y en mis allegados 86.400 dólares al día. Pero ¿adónde quieres ir a parar?

—Ese banco mágico lo tenemos todos —contestó ella—. Es el tiempo. El cuerno de la abundancia de los segundos que pasan.

»Todas las mañanas, al despertar, se nos abonan 86.400 segundos de vida en nuestra cuenta para ese día, y cuando nos dormimos por la noche no hay suma y sigue; lo que no se ha vivido en el día se ha perdido, ayer acaba de pasar. Todas las mañanas se repite ese prodigio, se nos abonan 86.400 segundos de vida, pero jugamos con esa regla inevitable: el banco puede cancelarnos la cuenta en cualquier momento sin previo aviso; en cualquier momento, la vida puede acabar. ¿Qué hacemos, pues, con nuestros 86.400 segundos diarios? ¿No son más importantes unos segundos de vida que unos dólares?
~Capítulo 14~

Curiosidades

Sobre el libro y su creador
  • "Ojalá fuera cierto" es la primera novela que Marc Levy publicó.
  • La novela está muy bien documentada en cuanto a medicina se refiere ya que el autor trabajó como socorrista en la Cruz Roja. También tuvo un despacho de arquitectura, igual que el protagonista.
  • El autor escribió una segunda parte en el 2005: "Volver a verte".

Sobre la película y su creación
  • En algunos países la película se tituló "Como si fuera cierto".
  • La actriz Reese Witherspoon acababa de mudarse cuando firmó el contrato de "Ojalá fuera cierto". Mientras colocaba las cajas de la mudanza encontró la novela: la había comprado hacía tiempo y recordó haber pensado que sería una buena película. Según ella, fue cosa del destino.

Conclusión

El libro me enganchó con mucha facilidad gracias a los conocimientos de Mark Levy sobre medicina, así como a su habilidad para contar los acontecimientos de manera fluida por la abundancia de diálogos (aunque en ocasiones sean demasiado filosóficos).

La película no trata la historia original con la misma intensidad, pero considero que sí ha logrado reproducir las partes alocadas de la novela. Además es entretenida, ligera y enternecedora.

Resultado del libro versus película de "Ojalá fuera cierto": EMPATE.


Y a ti, ¿cuál te ha gustado más? 



Datos del libro


Título: Ojalá fuera cierto

Título original: Et si c'était vrai

Autor: Marc Levy

Primera edición: 1999 

Editorial: Roca Bolsillo (ed. 2008) 

Número de páginas: 224 

ISBN: 978-84-96940-29-1

 

Ficha técnica de la película


Título: Ojalá fuera cierto

Título original: Just Like Heaven

Director: Mark Waters

Guión: Peter Tolan, Leslie Dixon

Año de estreno: 2005

Productora: DreamWorks

Duración: 101 minutos


Listado de Libros versus Películas del blog Cine de Escritor

Comparte si te ha gustado ;)

0 comentarios:

Publicar un comentario

*Al comentar en el blog confirmas que aceptas la política de privacidad.

*Si comentáis y queréis recibir una notificación de la respuesta en vuestro correo, por favor seleccionad "Avisarme"; para dejar de recibir las notificaciones basta con desactivar la opción.

*Contesto a todos los comentarios, pero no puedo aceptar premios. Aunque os agradezco las nominaciones, tener que contestar a tantas preguntas parecidas una y otra vez me quita tiempo para sacar el blog adelante. Espero que lo entendáis :)